Manon and PJ´s wedding in Bali

Photography: José Bascón
Storyboard: Goska Zuchowska

Balinese Wedding Ceremony is unforgettable momentum for the human being where the procession is followed by Hindu rituals, custom regulation and the perfect day based on Balinese Hindu Calendar. Marriage couples use the beautiful uniforms which are all adapted from the local during the procession. For Balinese, especially for Balinese Hindu, their wedding is one of the most important things in their life as the wedding ceremony is a sign or an announcement that he or she is to begin a new level of life by leaving the Brahmacari stage.

The 4 day´s celebration started with “Memadik” process, where the groom’s family meets with the bride’s family to ask the bride if she wants to marry the groom. If the answer is yes, the bride will go with the groom to his family’s house.
Later Manon and PJ hold a wedding ceremony where many people from both families, along with friends and villagers, witnessed the wedding ceremony.
After the wedding ceremony, the couple and their families went to the bride’s house to say “good bye”.

The third day started with “Runaway bride / Kidnapping the bride”. Marriage is not sanctioned by any of the bride’s parents or usually found in different dynastic marriage, where the women left home to get married without the knowledge of their parents. For people who have caste Brahmin Hindu women are not allowed to marry a lower-caste man. Although in Manon´s case her husband PJ comes from the same caste, they decided to have kidnapping ritual.

The morning after the proposal, the priest performed a ceremony called "Mekala - Kalaan", which is similar to a small civil wedding in the west. It was a very private celebration. Then they were legally married.

Mantras are chanted and offerings were given in order to purify the sperm and the egg in the hopes that the two will be free from the influence of evil and demons will not interfere in the formation of the embryo.

>

Marriage to the Balinese, is essentially a good, to give opportunity to the ancestors, to blossom again, in order to repair the damage later in life the past. Of this number all living beings, are born as humans, can do good or bad. As for removing the bad deeds into good deeds, it is a benefit to be human.
Besides aiming to bring together two different human sex, marriage for the Balinese aim to give birth to children, descendants continue, and nurture it lovingly, really a good deed and dedication to the ancestors. Moreover if the child can be nurtured and educated to be good human beings, would constitute an act exceeding one hundred yadnya, as mentioned in the Vedas.

Marriages of Hindus in Bali, is a sacred, and sacred, and therefore at the time of the Vedas, the marriage is determined by a priest, who was able to see clearly, beyond the spiritual vision, which will be mated pair. With a view of a pastor, or not fitting a suitable bride and groom, will be seen clearly.

>

On the 4th and last day of celebration, wedding reception was hold at Morabito Art Villa for friends and closest relatives of the couple and the reception had strictly western style.

>

Las Princesas de Bali

Fotografía y artículo: José Bascón

Previa publicación BodasNet https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10153290958663840&set=a.278153088839.143681.60558433839&type=1&theater

El pasado 18 de Abril se respiraba una fragancia especial en las calles de Ubud, uno de los pueblos más pintorescos y de mayor relevancia cultural de la isla de Bali. Decenas de lugareños caminaban por las calles cargando ramos de flores y adornos, rumbo a Puri Agung Ubud, el palacio principal de la familia real. Era un día grande para la ciudad. Ichiro Sukawati, hijo de Tjokorda Putera Sukawati – quien en tiempos anteriores a la república de Indonesia habría sido el Rey de Ubud – se casaba con Cokorda Istri Julyana Dewi, del Palacio Puri Anyar.

También se casaba el primo de Ichiro Sukawati, Dharma Putra Sukawati con Gusti Ayu Mahadewi, ambos de familia noble balinesa.

Dentro del palacio el aroma era aun más intenso que en la calle, mezclándose el olor de las flores con el de la fruta ornamentada que utilizaron para la decoración del palacio.

A las puertas se agolpaban lugareños y turistas con cámara en mano intentando conseguir una instantánea. Solo los invitados podían entrar. Entre ellos, personalidades del mundo de los negocios, de la política y de los medios de comunicación.

Por la mañana, sobre las nueve, se celebraría el Mekalan-kalan, ceremonia principal en la tradición balinesa que marca la transición hacia la vida conyugal y el compromiso de construir una familia.

Los familiares más cercanos y los medios de comunicación, esperaban en el templo la llegada de las dos parejas. Cuando llegaron, y los invitados pudieron contemplarlos por primera vez, ni la fragancia de las flores ni la ostentosidad y opulencia de la decoración eclipsaron a las que se convertirían en las verdaderas protagonistas del acontecimiento: las princesas Istri Julyana Dewi y Gusti Ayu Mahadewi. Los asistentes las llamaban Las Princesas de Ubud.

Sentados en el suelo del pabellón principal del Palacio junto a dos supremos sacerdotes y rodeados de familiares y fotógrafos, empezaba la ceremonia de Mekalan-kalan.
Los arboles del Palacio dejaban pasar rayos de luz que atravesaban el humo del incienso y de las cascaras de coco que quemaban como símbolo de purificación. Las Mujeres traían ofrendas a los dioses, que los sacerdotes bendecían, mientras los príncipes rezaban por su nueva vida de casados mientras los sacerdotes convocaban a los dioses para bendecir a los novios.

La mirada de las princesas se te clavaba como puñales, con una fuerza y una profundidad que parecía estar contando una historia a la que acontecía, quizás fruto de esa experiencia espiritual que estaban viviendo. Esa mirada, conjuntamente con los rayos de luz, el incienso, los rezos y las campanillas que hacían sonar los sacerdotes te transportaban a un mundo onírico lleno de sensaciones difíciles de describir.

La ceremonia nupcial Balinesa tiene un fuerte componente simbólico, mezcla de la religión hindú y la tradición animista anterior a la llegada del hinduismo a la isla. Muchos de los símbolos tienen su origen en los campos de arroz, que es donde radican los valores de la sociedad balinesa.

El Señor Pande me explicó que la monarquía ha conseguido aprovechar su legado y su historia para fortalecer los lazos con su pueblo. El gobierno de la república de Indonesia lo sabe, y lo acepta. La relación entre el gobierno de la república y la monarquía es de cordialidad y respeto. A la ceremonia asistieron personalidades de la política como la que fue quinta presidenta de la república Megawati Sukarnoputri, hija de Sukarno, primer presidente de indonesia después de la época colonial Holandesa; la Ministra de Turismo y Cultura Mari Pangestu, y el anterior Ministro de Economía y hombre de negocios Aburizal Bakrie, entre otras personalidades.

La ceremonia continúa con los príncipes, que toman el papel de granjeros, portando cestas de comida con la ayuda de una caña de bambú, mientras las princesas hacen de comerciantes con la tarea de vender lo que sus maridos cosechan, como símbolo y compromiso de que serán independientes económicamente y capaces de mantener a la familia.

Tras la ceremonia de Mekalan-kalan, los novios se van, y los asistentes preparan el palacio para la ceremonia de la tarde.

Empiezan a llegar las mujeres recepcionistas, ataviadas con trajes tradicionales y un maquillaje que hacían que sus rostros parecieran de porcelana. Y tras ellas, los bailarines, actores y los gamelan –grupos de música que tocan instrumentos tradicionales de indonesia.

Finalmente llegan el resto de los comensales, que tras firmar el libro de invitados, recogían el obsequio que la familia regalaba a todos los invitados – una estatuilla del Palacio de Ubud – y entrarán atravesando los pasillos flanqueados por decenas de mujeres recepcionistas que se inclinaban en reverencia al paso de los invitados sin que la música de los gamelan dejara de sonar.
Hombres y mujeres en Batiks – nombre que se da a las prendas que son teñidas utilizando esa técnica tradicional de Indonesia – seguían entrando para esperar a que salieran los novios para saludarles y darles la enhorabuena.

Por fin, sobre las ocho de la tarde, aparecían las dos parejas bajo la admiración de todos los invitados. Como si de un concurso de mises se tratara, la salida es retransmitida por un maestro de ceremonias tanto en lengua indonesia como en inglés, y amplificado por grandes altavoces distribuidos por todo el palacio.

La ceremonia continúa con el widi-widana, donde los sacerdotes convocan a los dioses y espíritus ancestrales para bendecir a los novios.

Después, los invitados se acercarán para saludar y dar la enhorabuena a las parejas de recién casados.

Los altavoces avisan de que el bufé libre esta listo para el deleite de los invitados, que seguían disfrutando de la noche entre charlas, bailes y la música de los gemelan. Y mientras comía y charlaba con los fotógrafos y periodistas que cubrieron el reportaje, intentaba digerir todas las sensaciones que había vivido ese día, y no podía evitar que de vez en cuando, me volviera el recuerdo la mirada intensa y profunda de las princesas de Ubud.

Victoria & Jorge Pre-boda

Bascon Bodas ganador de los Wedding Awards 2014 de Bodas.net.

A todos y cada uno de nuestros clientes que a lo largo de este tiempo nos habéis dado un voto de confianza.
El trabajo y dedicación tienen recompensa y por eso este premio os lo dedicamos a todos vosotros!!! Gracias!!

 

“Tánger, 13 de junio 2013 Estimado Jose, Me complace escribirte estas líneas para agradecerte tu esfuerzo y profesionalidad a lo largo de la boda de mi hermana Leila. Ya sabes lo importante que es ella para toda la familia, pues no todos los días se casa la benjamina de la casa Todos los hermanos hemos contribuido durante su infancia: cambio de pañales, paseos, juegos, y, de repente y sin que nos demos cuenta, se ha hecho una mujer, se ha buscado una persona con la que compartir su vida y llegó el momento más esperado por todos: la boda de Leiluta, esa pequeña gran mujer. Queríamos que todo saliera perfecto y, cómo no, que quedase plasmado de la mejor manera en las fotos. Cuando vimos tu web, nos quedamos prendados del reportaje fotográfico de una boda de la India. Nos preguntábamos si serías capaz de plasmar nuestra tradición, nuestro aroma y nuestra peculiar manera de ser en unas fotos y, sobretodo, si podrías trasladarte hasta Marruecos y aceptar un trabajo que te supusiera estar dos días seguidos trabajando, pues nuestras bodas tienen esa duración. Cuando te contactamos, no sólo nos atendiste de la mejor forma, sino que aceptaste sin problemas, e invitaste a mi hermana y a su prometido a tu estudio, para que te explicaran los detalles de la boda. Cuando me describían tu actitud ante sus explicaciones, sin conocerte, ya te apreciaba y sabía que el trabajo iba a salir bien, porque cuando un trabajo se desempeña con el corazón, siempre sale bien. No cabe duda que para ti suponía un reto y, antes de empezar el trabajo, ya le habías puesto muchas ganas. Ni siquiera quisiste que nos hiciéramos cargo ni de tu alojamiento y de tus billetes de avión. Llegaste a la boda contando solo con la ayuda de tus cámaras, tu objetivo y tu talento. Desde el comienzo de la boda el viernes 29 de junio hasta su finalización el domingo 31 por la mañana, no descansaste ni un minuto. Siempre estabas atento a cada detalle, cada momento, cada gesto y, lo mejor de todo, no hemos oído ni una sola queja por tu parte; ni de cansancio, ni calor, ni por los pisotones que te propinaban los camareros o las mujeres al bailar, me sorprendía que estuvieras tan concentrado con tu trabajo, que no te dieras cuenta del trabajo físico que te estaba suponiendo. Cuando vimos el resultado del trabajo, no pudimos evitar llorar de la emoción y de la alegría que nos daba haber apostado por ti y por tu trabajo. Las fotos tienen vida, la misma vida que tienen nuestras bodas. Cada foto que iba viendo, apreciaba perfectamente el amor, la alegría, el sentimiento, los nervios, la emoción y, en ocasiones, me daba la impresión de que el personaje de la foto me iba a hablar, lo cual me emociona y me conmueve. Muchos de los invitados/familiares eligieron la boda de mi hermana para “el reencuentro” y, plasmaste cada uno de esos reencuentros y abrazos que hubo, así como las miradas inocentes de los más pequeños de la casa, estoy segura que, en el futuro, cuando sean mayores y se vean, querrán saber quién eres y te estarán muy agradecidos por haber plasmado tan bien su carita de felicidad. Podría detallar muchas más cosas de tu trabajo, pero no hay espacio suficiente para describir todas tus fortalezas, por lo que me despido diciéndote que no hay dinero que pague tu trabajo, ni frases de agradecimiento para agradecerte tanto esfuerzo, tanta dedicación y profesionalidad, ni ojo que sepa apreciar como realmente se merece este trabajo tan bello, perfecto y cuidado que haces. Muchísimas gracias por todo y espero poder contar contigo en todos los momentos especiales de nuestras vidas, de las cuales, formarás parte para siempre. Un abrazo, Dina El Harzli”